Sunday, January 26, 2014

Inauguran en el European Cartoon Center una exposición del sueco Riber Hansson Por Francisco Puñal Suárez

El año pasado tuve el privilegio de conocer personalmente al gran ilustrador y dibujante sueco Riber Hansson –ambos formábamos parte del jurado del World Press Cartoon, que se realiza en el ciudad portuguesa de Sintra- un representante genuino de la sátira política a nivel internacional.
En estos momentos Riber rebosa de alegría pues el próximo 26 de enero, y hasta el 6 de abril, tendrá el honor de inaugurar en el European Cartoon Center,  que dirige Rudy Gheysens, en Kruishouten, Bélgica, una exposición  personal que incluye más de 120 obras, que abordan las más variadas temáticas: desde los problemas económicos de Europa, la depredación del medio ambiente, la llamada primavera árabe, la guerra en Siria, y otros temas, hasta su visión satírica de personajes como Obama, Berlusconi, Putin, Merkel,  sin olvidar a Chirac y Shröder, en una galería que nos hará pensar en pasajes de la historia contemporánea. Todos estos diseños, que se caracterizan por un uso adecuado del color,  no tener subtítulos, y  una depurada técnica, han sido publicados en la prensa sueca, principalmente en Sydsvenskan, y también en medios de Francia, Estados Unidos, y otros países.
Para mi, el punto de partida para hacer una caricatura –expresa Riber- es que exista un conflicto, una lucha de intereses, un drama. Y si hay involucrados líderes mundiales, mejor. Siempre me informo, en más de una fuente,  sobre el evento que voy a dibujar: leo la prensa, escucho la radio, veo la televisión, estudio comentarios alternativos, y luego saco mis conclusiones. Para las caricaturas personales, veo toda una serie de retratos de los personajes que voy a dibujar. Me gusta mucho emplear un lenguaje poético, donde la metáfora y el símil, estén presentes.  Uno tiene que dibujar aspectos que los lectores del periódico conocen y entienden muy rápido. Suelo decir que como dibujante tienes de dos a cinco segundos, para captar el interés del lector.
El humor y la sátira –añade Riber-  son dos ingredientes básicos de la caricatura, porque al reírte de los poderosos, de alguna manera los estás desarmando. La caricatura satírica usa metáforas de varias capas y por lo tanto se puede criticar de una manera que de otro modo estaría prohibido o dar lugar a represalias por parte de quienes detentan el poder. El humor funciona como el azúcar en el fondo de la copa amarga.  Yo también quiero ver la sátira y el humor como una prueba de fuego de una sociedad. Si pueden aparecer estas expresiones, es una sociedad sana y libre y democrática.

Riber reconoce que llegó “tarde” a esta manifestación artística. Eso fue en el 1990, cuando por la recesión de las construcciones en su país, dejó de ser dibujante arquitectónico y tuvo que buscarse otro trabajo. En contra de su voluntad, de repente se vio involucrado en lo que más tarde sería su profesión ideal. Tenía ante si un reto estimulante y creativo.

Por suerte uno de los principales diarios suecos Svenska Dagbladet, de Estocolmo, le dio empleo, y así comenzó su aventura como humorista gráfico. Hoy día, aunque está jubilado, continúa publicando sus ilustraciones en Sydsvenskan, el periódico líder en el sur de Suecia, y en otras publicaciones del mundo, y recibe invitaciones de varios países para exponer sus obras. En el 2007 obtuvo el primer premio en el World Press Cartoon, con un dibujo de Putin, y en el 2012, el tercer premio, con una caricaturade Berlusconi. Sus obras están presentes en el Museo Nacional de Arte, de Estocolmo; Biblioteca del Parlamento sueco; Museo de la Sátira y la Caricatura, de Forte del Marmi, en Italia; y el Museo de Historia Contemporánea, en París, Francia, entre otros. Hansson es un defensor del medio ambiente, de la sostenibilidad, y se manifiesta en contra de la discriminación de la mujer.

El camino –dice Riber- para aprender el arte de la caricatura ha sido largo y difícil. He estudiado la obra de los grandes maestros de la pintura: Rembrandt, Picasso, Durero, Hokusai y muchos otros artistas. En mis dibujos reconozco la influencia del norteamericano David Levine, y del maestro sueco Evert Karlsson EWK. Poseo una visión compleja e interesante del mundo, porque tengo que leer y estudiar más acerca de los conflictos políticos, humanos y religiosos. Las caricaturas hacen pensar a las personas y las hacen menos enojadas, al presentar un ángulo sorprendente de los problemas pequeños y grandes, de la sociedad y el mundo –finaliza.




Comments: Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?