Sunday, February 12, 2012

No disparen al bufón - La réplica de todo un Gobierno a un guiñol retrata a un país timorato sobre los límites del humor. ¿Son intocables los héroes del deporte?

Rosario G. Gómez / María R. Sahuquillo 11 FEB 2012 - 00:34 CET338
¿Puede un ministro replicar a un moñigote? Uno no, dos. José Manuel García-Margallo, titular de Asuntos Exteriores, y José Ignacio Wert, de Educación, Cultura y Deporte, se han enzarzado en un conflicto diplomático con Francia a cuenta de una parodia de los guiñoles de Canal Plus de ese país. El humor de los vecinos no ha hecho ninguna gracia en el Gobierno. Y tampoco entre los deportistas españoles, dianas de los ácidos sketches que ironizan —tras la sanción impuesta por ese motivo al ciclista Alberto Contador— con que el dopaje pueda estar detrás de los logros de figuras como Rafael Nadal o Pau Gasol. Al coro de ministros se unió ayer la voz de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, que lamentó los “ataques”. Y algunas voces de la oposición, la primera la de Alfredo Pérez Rubalcaba.

Sorprende esta protesta diplomática por un programa de televisión extranjero y de una cadena privada. La oleada de quejas ha retratado a un país, o al menos a una clase política, demasiado susceptible ante la sátira y la ironía de un programa de humor. ¿Quién fija los límites sobre lo que se puede o no bromear? ¿Hay intocables a la hora de hacer chistes? ¿Cabe la censura de los cómicos? Reírse de uno mismo es un síntoma de autocrítica e intentar ponerle una mordaza al gracejo es lo más próximo a un ataque a la libertad de expresión.

A Joaquín Reyes le parece “ridículo” el revuelo montado en torno al programa francés. El cómico, creador de La hora chanante o Muchachada nui, cree que el humor es precisamente ironizar con la realidad. “Te puede hacer más o menos gracia, pero no lo puedes tener en cuenta. Es humor, no es que un político francés o una personalidad del deporte en Francia haya declarado que un deportista español se dope”, apunta. “Es como juzgar al bufón”, reclama.

 “Los límites del humor no están escritos en ningún manual. Dependen de un pacto no escrito que se establece con el público para transgredir las fronteras habituales de cortesía que permiten no atizarnos con garrotes (en general)”, opina Toni Martínez, que fue director de Las noticias del guiñol, un formato que se emitía en Canal +, y ahora está al frente de Todo por la radio en la cadena SER. En general, cree que el humor en España transgrede esos límites muy poco. “Es posible que tenga que ver con una frase que siempre me ha gustado: ‘Los primeros 300 años de democracia son los más difíciles”.

En Vaya semanita (ETB) no hay lugar para corsés. “El humor siempre intenta ir más allá, transgredir, y en ese juego puede que haya alguien a quien le disguste. Lo que cuenta es el contexto y la intención”, asegura Luis Blanco Rad, director de Programación de la televisión vasca. Cree que no debe haber ni personajes, ni situaciones intocables. Cuando Vaya semanita parodió a los borroka muchos temieron un terremoto en la sociedad vasca. “Más que polémica, provocaron sorpresa, y esa fue la base de su éxito. Se empezó a hablar en clave de humor de situaciones cotidianas, que hasta entonces habían sido tabú”.

Pero hay quienes piensan que esos límites se han traspasado esta semana. La chispa ha saltado con las parodias que los guiñoles galos han hecho de los deportistas más emblemáticos, aquellos que simbolizan lo que se ha dado en llamar marca España, con Nadal, Casillas y Gasol como estandartes. El programa ha mostrado a sus réplicas de látex firmando con jeringuillas un manifiesto de apoyo al sancionado Contador. En uno de los sketches el tenista manacorí llena con su orina el depósito de un potente coche. Tras repostar así, el vehículo adquiere velocidad supersónica.

La broma ha sentado mal en el Ejecutivo. Tras la rueda de prensa del Consejo de Ministros la vicepresidenta Santamaría aseguró: “Desde el Gobierno vamos a defender la autenticidad de los logros de nuestros deportistas”. Son “gente que se lo gana a pulso”, muchos de ellos “son ejemplo de superación y de defensa de su país allá por donde van” y “ayudan a hacer eso que se llama marca España”. También para Rubalcaba, la burla ha sido “de mal gusto”.

La imagen de un Gobierno protestando contra un muñeco es, para Toni Martínez, chocante. “No me imagino a Nicolas Sarkozy presentando una protesta en la embajada por algo que hubiera dicho doña Rogelia en un programa de televisión en España. Tengo la impresión de que el Gobierno español, cuatro días después de la emisión del vídeo, intenta hacer surf sobre la ola de indignación popular, porque ningún político está sobrado de popularidad, y menos en vísperas de una reforma laboral. Eso no convierte a ningún deportista en dopado ni al chiste en bueno o malo, pero entre abandonar la tortilla francesa o invadir Francia, sugiero elegir la primera opción, y solo si no hay más remedio”.

Las críticas no provienen solo del Gobierno. José Guerrero, Yuyu, el chirigotero que colabora en los programas deportivos de la SER, mantiene que la parodia de los guiñoles es “exagerada”. “En el humor no vale todo, se denuncia un caso concreto y se intenta extender a un colectivo de deportistas”. Pese a todo, cree que no debe convertirse en una cuestión de Estado. “Hace daño y mete el dedo en la llaga, aunque no vamos a hacer otra guerra contra los franceses”.

“La burla escuece porque
se mete con los nuevos
adalides”, dicen en ‘El jueves’

Federico de Juan, alma de Los clones (Intereconomía), lamenta que un país (España) que presume de sentido del humor no aguante las bromas del vecino, aunque sean ácidas. Pero reprueba que los chistes hayan salpicado a otros deportistas. “Se les ha ido de las manos. El vídeo de la gasolinera tiene mucha gracia, pero los franceses han aprovechado la coyuntura de la sanción a Contador para darle a Nadal. Llevan mucho tiempo sin ganar nada y eso les duele. Les ha sentado muy mal que España ganara un Mundial. Encierran mucho rencor: ¡si no nos han votado nunca en Eurovisión!”.

Los muñecos franceses se defienden de las críticas. Esos guiñoles que ahora son vistos como el demonio en media España tuvieron ocasión de lucirse hace 15 años cuando Richard Virenque, entonces el gran ídolo francés de la bicicleta, fue pillado con todo el equipo (Festina) en posesión de jeringuillas, bolsas de sangre y otros pertrechos en pleno Tour. El programa emitió entonces (era 1998) la siguiente parodia: un mosquito picaba en un gemelo a Virenque, salía volando hacia América y en unos segundos arrasaba la Amazonia entera.

Pascal Aznar, el jefe de comunicación de Los guiñoles de la información, recuerda que la reacción a aquel gag fue muy similar en Francia a la que se ha vivido ahora en España. “Hubo la misma indignación ultranacionalista. Suele pasarnos sobre todo en periodos de crisis, preelectorales o cuando hay problemas de autocensura en los medios. En esos casos, siempre se dispara sobre los humoristas o los caricaturistas. Esperemos que esta vez no lleguemos a lo que pasó con las caricaturas de Mahoma”, bromea. La publicación de unas viñetas del profeta por el diario danés Jyllands-Posten en 2006 desató un conflicto. El periódico sufrió amenazas, pero también fue objeto de una demanda de varias organizaciones islámicas, que denunciaron que las caricaturas atacaban al islam. Tras un juicio, la publicación fue absuelta.

Pau Escribano, director del programa de humor de TV3 Crackòvia, en el que hacen sátiras sobre el deporte, ve la polémica desmesurada, aunque cree que los guiñoles son inofensivos. “No me parece mal lo que ha pasado, es lo que toca, que el humor cabree a la gente. Tiene que chinchar, ser provocador”, dice. Asegura que si hubiera ocurrido lo mismo en España con deportistas franceses también se hubieran hecho bromas. “Unos gags me han hecho más gracia y otros menos. Algunos incluso podríamos haberlos hecho en Crackòvia. Entiendo que no guste, pero de ahí a pensar que son un agravio para España hay un trecho”, dice. El lunes habrá un sketch en el programa dedicado al controvertido asunto.

El próximo número de El jueves ya está cerrado. Si no, puede que hubiera alguna viñeta sobre esta polémica. Maite Quílez, directora de esta publicación, referente en el humor en España —y que vivió en sus carnes la censura con el secuestro judicial del número que llevaba en la portada una caricatura de los Príncipes de Asturias manteniendo una relación sexual— cree que todo se ha sacado de contexto. “Los españoles creemos que somos divertidos pero siempre que no toquen lo nuestro. Nos cuesta reírnos de nosotros. Es ilógico hacer una cuestión de Estado de esto”, considera. Quílez apunta que la sátira ha molestado a muchos porque se burla de deportistas que se han convertido en parte de la marca España. “Los deportistas son nuestros héroes modernos. La gente se siente reflejada en sus logros, como si también hubieran ganado el Mundial. Es como si fueran nuestros héroes patrios”. Una opinión que suscribe Joaquín Reyes. “Tenemos claro que juegan limpio, ¿por qué no se va a poder bromear con ellos? El humor tiene que forzar un poco los límites”, reclama.

“Los políticos tienen asumida su mala imagen mientras que los deportistas están acostumbrados a ser tratados como ídolos. Parte importante de sus ingresos proviene de los contratos de imagen”, dice Toni Martín. “Es lógico que los personajes públicos se quejen de sus caricaturas, porque las caricaturas por definición son subjetivas e injustas, pero sin duda mucha veces las quejas son infundadas”.

El francés Aznar añade que los guionistas de los guiñoles y su director se han limitado a hacer lo mismo de siempre: exagerar la realidad, poner en solfa las proclamas patrioteras de los políticos, mofarse hasta de su sombra. No pocas veces su sátira feroz ha sido vista en la chovinista Francia como un ejercicio antipatriótico, pero ahora todo un pueblo se ha sentido ofendido al otro lado de los Pirineos, y esto es la prueba de que el espíritu crítico y libertario de los guiñoles ha dado en el clavo, en el corazón de algunas creencias ancladas en el inconsciente colectivo, en un tabú que no se puede/debe analizar: la retórica épica del deporte, su función pública de opiáceo del malestar social y refugio del orgullo patrio, la moderna idolatría rocanrolera que eleva a los deportistas a iconos y modelos intocables, y la rotunda negativa (política, sentimental) a pensar lo peor: que los arrolladores triunfos de los españoles sean sospechosos, mucho menos limpios y bellos de lo que creíamos. La sombra de la duda.

Las bromas hay que tomárselas como lo que son: burlas, ironía, sátira... Por eso, Martínez no cree que los guiñoles atenten contra la imagen de España. “Si hubiera que estar preocupado por eso, yo lo estaría más por los artículos en Le Monde. Si en España nos ponemos a hacer humor con nuestro estado de opinión, es decir, sobre la envidia francesa de España, es muy probable que en Francia no nos entiendan. Lo mejor sería asumir que discrepamos y seguir siendo vecinos, odiándose a discreción quien así lo desee”.

Lo cierto es que quizá en algo sí se debería envidiar (sanamente) a franceses y británicos. Ambos llevan a España años de ventaja en el humor. “A pesar de que el mundo anglosajón es más puritano, en el humor nos llevan ventaja. Nosotros somos bastante pacatos y timoratos. No tenemos esa imagen de nosotros mismos, pero lo somos”, dice Joaquín Reyes. Ahí están programas como el ácido Spitting images o Little britain (Reino Unido), o el semanario satírico Le Canard Enchaîné (Francia) que además de bromear cuenta noticias que han llegado a tumbar ministros.

Quizá lo que falta en España sea autocrítica. Quílez dice que el problema es que en España falla la autocrítica. “Quizá sea complejo de inferioridad”, mantiene. Explica que en España hay temas tabú que en otros países no existen. “Pero también somos muy crueles, aunque no con aquello con lo que nos sentimos identificados”, dice. “Reírse y el humor son buenas maneras de desdramatizar las cosas y esa capacidad no deberíamos perderla nunca”.

El director de Crackòvia no cree que el humor español sea tan distinto, aunque matiza que en Cataluña, por ejemplo, se está más acostumbrado a ser irreverente con los políticos. Opina que hacen falta más programas de humor provocador, en los que se chinche a los políticos y a los personajes públicos. “El humor tiene un papel fundamental, puede entretener y divertir, pero el más satírico es un espejo de lo que ocurre, espejo muchas veces deforme pero que dice más cosas que la realidad misma. Hace que la gente se dé cuenta de cosas que habían pasado desapercibidas”, dice.

Con información de Miguel Mora

Comments: Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?